Pescador


Inicio
Editorial
Reportajes y Artículos
Moscas
Entomología
Fotografía de Pesca
Enlaces
Contacto

Castoreras
Todo pescador mosquero busca la aventura de poder enfrentar distintos escenarios de pesca. En estos casos hablare de mis horas en contacto con las castoreras y les comentare del comportamiento de las truchas en estas mismas, comentare un poco de la historia de ellas y de cómo se deben enfrentar estas interesantes estructuras de aguas ubicadas en la Isla Grande de Tierra del Fuego.










Un poco de la Historia del Castor en Chile.

El Castor (Canadensis kuhl), fue introducido en 1946 en Tierra del Fuego por gestión del Ministerio de Marina de Argentina. Se comenta en la misma Isla que fueron básicamente introducidos en la zona noroeste del Lago Fagnano, en proximidades del Río Claro, para los comandos militares argentinos, para desarrollar una boina de piel de castor.

Inicialmente se introdujeron 25 parejas (50 ejemplares), pero hoy se estima que su población bordea los 200-400 mil castores. (No se maneja un número exacto). La mitad se distribuye en el territorio nacional hasta donde llegaron a comienzos de los años ’60.
Actualmente han poblado densas áreas de la Isla de Tierra del Fuego. Y no solamente viven en la parte boscosa de la Isla, si no que también han sabido adaptarse perfectamente en las secciones de la isla mas difíciles de subsistir, con una menor densidad de vegetación.



Su alimentación se basa en material leñoso perteneciente a las tres especies del género Nothofagus (lenga, coigue y ñirre) más vegetación arbustiva y herbácea.
El castor se adapto fácilmente a la Isla Grande, ya que no tiene predadores naturales, actualmente el SAG, (Servicio Agrícola Ganadero) autoriza su caza en la Isla de Tierra del Fuego.
Al año 1999 ya existían 8.342 has. Dañadas directamente, 70% de las cuáles son áreas forestales y menos del 5% de uso ganadero. De no hacer nada, las pérdidas proyectadas en un horizonte de 80 años, alcanzan los US $ 2.223.017 considerando ambos sectores productivos.






Reconociendo las Castoreras.

Las estructuras de aguas de las castoreras son muy preciadas por el pescador mosquero, ya que tienen escondites perfectos para las enormes marrones (Salmo trutta fario) y Brook Trout (Salvelinus fontinalis). Ambas especies tienen un comportamiento similar, aunque la trucha salvelinus fontinalis tiene un metabolismo que aguanta temperaturas de aguas más frias y tiene un tamaño mucho menor.



Las castoreras son verdaderas obras de ingeniería hidráulica ya que los enormes diques construidos por la madera y sedimento de turba, crean enormes estanques asociados a cursos de agua, todos cuentan con una madriguera ("castorera") o también conocida como la casa del castor, en su parte central o lateral, donde se aloja y almacena alimentos.

Esta casa del castor cuenta con tres niveles, el primero esta bajo el nivel del agua y esta conectado por dos entradas a la casa o madriguera por canaletas construidas en el sedimento, aproximadamente deben tener unos 20 o 30 cm. de ancho por un metro de profundidad.
Los otros niveles superiores son donde almacenan alimento y los usan de acuerdo al tipo de nivel de agua que tenga la represa.

La Pesca.

La pesca en las castoreras es una verdadera sorpresa, ya que por lo general puedes pinchar una trucha de gran tamaño como a la vez una trucha de tamaño pequeño, o simplemente no pescar nada ya que en varias no habitan peces. Es muy importante saber de donde viene en caudal de cada una de ellas y estudiar el ciclo de aguas por fechas, ya que en las crecidas por lo general las truchas entran a desovar y luego quedan atrapadas.



En tierra del fuego no hay eclosiones constantes, por lo cual las truchas no están acostumbradas a comer en superficie, solo el oportunismo de un buena mosca atractora presentada en el lugar preciso podría atraer a alguna trucha a tomar la mosca arriba, pero de todos modos recomiendo que cada castorera debe ser pescada a mucha distancia y con lideres relativamente finos, además de siempre presentar la mosca en el mismo lado de donde uno esta posicionado, ya que las orillas son cortes pronunciados en donde las truchas obtienen refugio y buscan o esperan su alimento

Las aguas de la Isla de Tierra del Fuego debo destacar que son cristalinas en su totalidad, salvo en algunos esteros que tienen mayor cantidad de taninos otorgados por la turba; río Grande, Marazzi, Russfin, Japón, Miraflores, Catalina, son todos de aguas cristalinas pero con un fondo totalmente distinto al habitual, (café oscuro o té) lo cual da un aspecto de turbiedad al agua. Es un concepto totalmente errado que Tierra del Fuego es de aguas turbias, ya que he tenido el placer de recorrer la mayoría de los ríos de la región y tienen el mismo aspecto en distintas fechas de inicio, mitad y cierre de temporada. Los castores no tienen problemas en construir sus represas en distintas densidades de aguas ni flujos, ya que en los brazos del mismo río grande existen castoreras, como así también en las cristalinas y sedimentosas aguas del río azopardo también las hay. Así mismo no tienen problema en la convivencia con las truchas.



En río grande tuve muchas veces pescas frustradas por castores, ya que las seatrout son truchas altamente sensibles a los movimientos de aguas, por lo general las truchas anadromas usaban las castoreas de río grande como pozones de recuperación. Y no era difícil ahí poder pinchar una trucha de un tamaño considerable.

Con respecto a las moscas, es recomendable usar en mosca secas, cherrnobyles y moscas estimuladores grandes que imiten polillas, la pesca con pequeñas ninfas no es muy recomendable, no he tenido buenos resultados con ellas, creo que las truchas cazaran algún bocado mayor, los streamers son bien apetecidos por las truchas. Por lo cual son altamente recomendados. Sin duda alguna que las castoreras de Tierra del Fuego tienen mucha acción!


www.Pescador.cl