Pescador


Inicio
Editorial
Reportajes y Artículos
Moscas
Entomología
Fotografía de Pesca
Enlaces
Contacto

Cañas Mosqueras de Bambú
La pesca con Mosca nos atrapa por múltiples factores, entre ellos la posibilidad de fabricar nuestros propios señuelos (moscas) y por que no, nuestras propias cañas? Una vara de Bambú, es sin duda la máxima expresión estética, si de cañas de mosca hablamos, y también la que mejor se adapta a la pesca con mosca seca, porque su modulo de elasticidad permite presentar nuestro engaño con máxima delicadeza y afinar nuestro tippet tanto como queramos.
Eso sumado a que son cañas donde vive un poco el alma de su constructor, me llevaron a investigar como estaban hechas, y después de mucho hurgar, me decidí a construir mi primera caña.

Intentare explicar en estas pocas líneas los principales aspectos concernientes a la fabricación de estas maravillas de lanzar.

La materia prima es el Bambú de Tonkin, de procedencia asiática, auque ante la imposibilidad de conseguirlo en mi país, me llevo a usar Bambú de la zona del Tigre de Buenos Aires, obteniendo cañas un poco más lentas, pero muy agradables.

Un tramo de una caña esta compuesta por 6 tiras de Bambú que en forma de triangulo equilátero, que al unirse forman el clásico “hexágono” característico de estas cañas.

Ahora bien, como logramos que estas tiras de bambú lleguen a la forma de un triangulo equilátero con ausamiento necesario para lograr nuestra caña?

Con nuestro Planning Forms!!!!

Que es eso?

Ni mas ni menos que unas formas hechas en acero, con una acanaladura en forma de V de 60 grados, y regulable para poder dar a nuestras varillas de bambú el ausamiento necesario, que determinara el numero de caña que vamos a hacer.

Ya tenemos el Bambú y nuestras formas. El primer paso es cortar el bambú en tiras longitudinales, debemos “aplastarles” los nudos para lograr unas varillas lo mas derechas posible. Para eso calentamos con una pistola de calor el nudo, al calentarlo el bambú se ablanda, y lo apretamos con una morsa, y así con cada nudo que tenga nuestra varilla.

Una vez que tenemos nuestras varillas lo mas derechas y planas que sea posible, comenzamos con el “desbaste” primario, para lograr los 60 grados necesarios.

Este trabajo nos dará, seis varillas en forma de triangulo, sin ausamiento todavía, que serán atadas entre si y puestas en un horno, donde se templaran a una temperatura de 180º aproximadamente.

En este punto es donde determinamos que tipo de caña vamos a hacer, o sea daremos a nuestra vara el numero de línea que va a arrojar y el largo que queremos que tenga, o sea, configuramos nuestro Planning Form, dándole a la acanaladura de 60 grados la profundidad necesaria para lograr la caña deseada.

Hecho esto comenzamos con el desbaste final de nuestras varillas.

Un trabajo delicado, sobre todo en las punteras, estamos hablando de una varilla en forma de triangulo de menos de un milímetro donde ira el puntero de nuestra caña.

Ya tenemos nuestra 6 varillas de nuestro primer tramo de caña, lo que sigue es preparar nuestro pegamento, untar nuestras varillas, juntarlas atarlas y dejar que seque.

Una vez seco el pegamento, con una lija medio gruesa, en principio y mas fina después, y ayudados por un plano, sacamos cualquier resto del hilo y el pegamento exterior, para dejar nuestra vara de madera limpia y lista para barnizar.

Solo nos queda entonces, barnizar nuestras varas, firmarlas, colocarles los enchufes, pasa-hilos, corcho y portareel, poner el carrete y atar al tippet nuestra mosca seca “infalible” y salir al río a disfrutar de nuestra creación.

Esto no pretende ser un compendio de cómo hacer cañas de bambú, faltan demasiados detalles para que pretenda ser eso, y hay suficiente literatura sobre el tema, solo esta dirigido a aquellos que tengan la inquietud, como tuve yo en su momento de investigar sobre estas maravillosas cañas con Historia y Alma.

Claudio Fanchi y su hijo Esteban de 5 años con una hermosa caña de Bambú.


Si quieres una fína caña de Bambú escribir a Claudio Fanchi:

claudiofanchi@yahoo.com.ar