Pescador


Inicio
Editorial
Reportajes y Artículos
Moscas
Entomología
Fotografía de Pesca
Enlaces
Contacto

La Guerra por sobrevivir en las corrientes del rio Maule
Hace ya 10 años, desde que vi la última trucha de 6 kilos del Maule, en el último campeonato de pesca que coincidentemente yo asistiría, una fario hembra simplemente espectacular pero una imagen que nunca pensé, resultaría tan recordada por quien escribe, en los siguientes años como pescador.
Luego de presentadas las piezas y premiado el Champion, que era esta trucha, llegó el momento de limpiar los peces y sacar los interiores, los cuales, para este caso fueron muchos huevos a punto de salir de su madre, con un tamaño perfecto para ser fecundados por un gran macho...

Ahora creo que lo visto en esas ovas, fue la última esperanza para grandes peces como aquél, que se encontraba colgado de un gancho al lado de una gran copa de metal, que ahora no tiene ningún significado en un mesón de trofeos cuando no se puede mostrar con que clase de fieras se trataba en ese tiempo para lograr obtener el mayor de los premios, nadie podrá entender cuan grandes eran aquellos peces ya que las fotos y recuerdos no podrán ser sentidos por las manos de nuestros hijos y nietos.

Diez años mas tarde ya no encontramos este tipo de peces en nuestro río, la falta de conciencia de nosotros mismos, los pescadores, y las magnas construcciones hidráulicas para satisfacer nuestras necesidades de energía, han logrado desaparecer la mayor parte de la población de peces de este río y por consiguiente de sus tributarios.

Pero debo reconocer que para la mosca seca aún es interesante, claro que no el RIO MAULE, si no que muchos de sus esteros y afluentes que llegan desde muy baja altura y que entran a él hasta casi su nacimiento, por lo mas alto de nuestra cordillera, son aquellos ríos y esteros los que nos hacen disfrutar de un día interesante y entretenido de pesca, demás está decir que no lograremos piezas mas impresionantes , que alguna truchita de un kilo, por suerte aún quedan esos espacios vivos y casi desconocidos para la mayor parte de los pescadores clandestinos que cruzan las aguas del río Maule con sus cañas y mallas al acecho de cualquiera sea la pieza, solo les interesa depredar en la mayor cantidad posible de peces.

Para terminar este pequeño extracto, solo me queda mencionar que solo nosotros podremos resguardar el recurso, y si no tenemos conciencia, muchos ríos y esteros correrán la misma suerte que el mencionado RIO MAULE, en la VII región de nuestro país, tomemos conciencia y busquemos las instancias para crear una cultura de resguardo y repoblación, en la cual participemos todos quienes visitamos los cursos de agua a lo largo de todo nuestro país.

Desde la VII Región de Chile.

Angel González Jiménez