Pescador


Inicio
Editorial
Reportajes y Artículos
Moscas
Entomología
Fotografía de Pesca
Enlaces
Contacto

Dorado y Pacú del Parana
Llegamos muy temprano al aeropuerto de Corrientes donde nos estaban esperando nuestros Guías. Era una mañana un poco nublada, con temperatura agradable. Nos dirigimos en cómodas camionetas hacia la estancia donde pasaríamos 5 noches en compañía de nuestros anfitriones Marcos y Soledad. Después de una hora y media de manejo e interrogatorios a nuestros guías...








Interrogamos a nustros guías acerca de que moscas, tamaños de anzuelos y mil cosas más, propias de la ansiedad que despierta una nueva experiencia, llegamos a la estancia donde nos estaban esperando con un copetín, con bebidas calientes y exquisitos bocadillos.  Cambiamos nuestras ropas rápidamente y desenfundamos nuestros equipos, colocamos las líneas de flote tropicales recomendadas con la velocidad de un rayo, los guías habían cargado los coolers y estaban listos para movernos a pescar.
En el puerto, nos esperaban en el agua dos cómodos botes, de 6 metros de largo, con amplias plataformas de casteo, en popa y en proa, ambos equipados con motores cuatro tiempos y motores eléctricos en proa. Arrancamos a pescar en un maravilloso delta con una cantidad enorme de islas y riachos de aguas claras con abundancia de ramerios y árboles semisumergidos. Estas ramas y árboles, caen al agua juntos con tramos de costa, formando correderas y remansos, refugio y apostaderos de dorados .También aparecen bocas de desagües de lluvia o de lagunas, estas últimas en momentos de bajantes del rio o posteriores a grandes lluvias es donde se encuentra la máxima actividad.

Nos llevan hasta la cabecera de una isla para comenzar la deriva paralela a lo largo de toda la costa , inmediatamente comenzamos a volar plumas entre unos grandes troncos sumergidos en la punta de la isla, donde alguna vez fue tierra firme, el agua corría ferozmente armando caminos entre las ramas por lo cual teníamos que calcular donde poner la mosca, el guía nos comenta, “hay cientos de lugares como este, solo concéntrense en poner la mosca un metro delante de los palos y comiencen inmediatamente a stripear”, para eso necesitamos tener siempre el control de la línea con la mano que sostenemos la línea, de otra manera en un momento de descuido la mosca se iría directa a los palos y perderíamos el lugar tratando de recuperarla. Una vez en posición Hugo, mi compañero, hace un tiro largo entre dos grandes troncos , ni bien toca la mosca el agua, vemos salir a unos tres metros, de atrás de los palos , un reflejo dorado , un flash y una explosión en el agua, strip set ¡!, después de unos instantes la caña se dobla como si fuera a romperse y un hermoso dorado de unos cuatro kilos saltó fuera del agua, agitando su cabeza de un lado a otro tratando de librarse el anzuelo clavado, salto tras salto el dorado se recortaba en el brillo del agua, luego de una batalla entre palos y correderas lo arrimamos al bote y con mucho cuidado le tomamos unas fotos y lo devolvimos rápidamente al agua.-

Cambiamos de lugar, Hugo quería el Gran Slam (dorado-pacú y pira-pitá el mismo día), así que fuimos a otro lugar pero con aguas menos correntosas y mas árboles en el agua, entre ellos se armaban especies de remansos donde se acumulaban frutas y hojas caídas de los árboles ribereños, después de unos minutos casteando con mucha precisión y con moscas secas, como las chernobyl ants, puse la mosca entre dos palos, un pequeño movimiento de agua, mi mosca desapareció y mi línea corrió hacia el fondo con fuertes cabezazos. El pez traccionaba hacia la profundidad buscando mas ramas sumergidas donde poder librarse ese bicho que se había tragado, “Aguantalo que lo sacamos “ dijo el guía, y empezó lentamente a llevar el bote con el motor eléctrico aguas arriba y hacia el medio del río, una vez en el medio , la pelea no acababa nunca “es un Pacú” exclamó el guía, cuando lo arrimo al bote vi una oscura silueta , redondeada, con grandes ojos y fuertes dientes, como dientes humanos, era el “permit del Rio” , uno de los peces mas difíciles de capturar con mosca.
Ese día lamentablemente no pudimos capturar el misterioso pirá-pitá, pero lo hicimos los días posteriores, pescando con moscas secas y húmedas (streamers), y no solo eso , capturamos las dos especies de pira-pitaes, el plateado y el dorado, que kilo por kilo es mas fuerte que el dorado, pero su porte mayor es solo de 5 o 6 kilos.

Contentos por haber pasado unos días maravillosos en la estancia y de buena pesca, volvimos a nuestros respectivos y cotidianos labores, con la promesa de volver por esos diablos divinos que tiene ese majestuoso río Paraná.









Agente Exclusivo en Chile
FLY FISHING THE RUN
info@flyfishingtherun.com
+56994336670