Pescador


Inicio
Editorial
Reportajes y Artículos
Moscas
Entomología
Fotografía de Pesca
Enlaces
Contacto

Un Ferrari en los Flats
La pesca de Bonefish, más conocido como pez Ratón o Macabí, es una de las pescas deportivas más atrayentes para el pescador de mosca que visita los Flats o Pancakes del Caribe, ya que este pez está catalogado como uno de los más rápidos y potentes del mundo en relación a su tamaño, debido a su estructura y su gran cola que hacen de este pez, un verdadero Jet al momento de sentirse “clavado” por nuestros aparejos de mosca.
El lugar en que estos peces habitan son aguas poco profundas en donde buscan su alimento a cualquier hora del día, buscando camarones y pequeños crustáceos de preferencia, pero, como su nombre lo dice (Pez ratón), también comerán desechos de otros peces o moluscos. No es de extrañarse que también se le vea cazando minnows.







Las “escuelas o schools” es el nombre que se le da a una gran concentración de estos peces, los que se mueven todos juntos en la búsqueda de su alimento, pero también esta formación, es una manera de protegerse de mayores depredadores como es el caso de las barracudas.

Cuando le pregunté al guía qué cantidad de peces vienen en esa escuela hacia mi mosca se rió y me dijo “son incontables, te puedo asegurar que es 1 tonelada de Bonefish”, y en ese momento mi sonrisa calló, y sólo el sonido del viento sonó.
Otra característica de los Bonefish es que a medida que logran mayor tamaño se empiezan a separar del grupo para poder cazar mejor y así poder desarrollarse más rápidamente y asegurar su supervivencia.

La pesca es 100% vista, jamás se realizan tiros a ciegas, excepto los guías, quienes con su pericia saben exactamente por donde estos peces pasarán. Por la dificultad para ser detectados, un buen gorro con visera larga proporcionará una buena sombra para que los lentes polarizados hagan su trabajo al 100%. Es realmente frustrante cuando el guía dice; “A 4 metros hay 6 Bonefish”, te apunta la dirección y tú sólo ves agua y coral. No en vano recibe el nombre de Fantasma de los Flats.

Otra forma de pescar los Bonefish es verlos agitar sus colas en aguas muy bajas de los Flat y Pancakes al momento en que buscan su alimento. Verlos con la mitad del cuerpo fuera es realmente sorprendente, divisarlos a mucha distancia y ver como se alimentan hace de esta ocasión una oportunidad de captura con gran adrenalina al momento de presentar la mosca.

La técnica de pesca en este caso es caerles muy suave con la mosca a unos 60 cm. al frente y a medida que se acerca a la mosca realizar una larga y suave recogida para que la pueda visualizar y tomar. Muchas veces no es necesario recogerla, ya que el Bonefish, al estar buscando su comida, de igual manera la encontrará y la morderá. Al momento de clavar jamás se debe hacer con la caña en alto, ya que será una pérdida automática del pez, porque al momento en que siente la mosca en sus labios arrancará a gran velocidad y esa fuerza, unida a la fuerza que el pescador realiza en sentido contrario con su caña, tendrán como resultado un corte de líder o ruptura del nudo. Por ello, una vez que el pez es enganchado se debe levantar gradualmente la caña para alejar la línea y líder de los corales que por lo general parten las líneas en las corridas.

Las moscas son un factor determinante según la estructura en la cual se esté pescando, ya sean playas, bajos de arena, flats o pancakes. Es fundamental entonces considerar el color del fondo y la profundidad en la cual “cazaremos”, ya que según estas variables las moscas a seleccionar serán distintas tanto en peso, color y tamaño.

Mi experiencia fue más difícil de lo que pensaba, debido a todo el tecnicismo y factores que hay que manejar, pero en lo que a mí concierne, y con los años de experiencia que tengo a cuestas, considero, sin temor a equivocarme, que esta ha sido sencillamente la experiencia más hermosa que he vivido en torno a la pesca con mosca.





La frustración en un principio fue total, especialmente al contar todos los Bonefish que en las primeras horas cortaron mis líderes o tippets, con una facilidad que una trucha jamás lo haría, debido a que al comienzo uno tiende a emplear la técnica aplicada a los peces de aguada dulce. A medida que fueron pasando las horas, como todo pescador, fui adquiriendo conocimiento y siguiendo las recomendaciones de los guías y mis amigos con más experiencia. Cristián Rodríguez de "FFTR " ya es un máster en pesca de agua salada quien me dio varias recomendaciones que dieron sus frutos. Y qué decir de mi compañero Jorge Postigo T. ya con varias salidas a cuesta, se hace notar el conocimiento y su agudeza de la vista… lo oí cantar cada Bonefish que pasaba o comía frente a mí, lo que me permitió realizar dos clavadas de grandes Bonefish, pero lamentable los perdí en las corridas entre corales.

Durante los días de excursión, tuve la fortuna de clavar dos sábalos o (Tarpon), el primero puedo decir que lo clavé muy suavemente, fue el primer error cometido, y por eso en el primer salto que dio mi mosca saltó de su boca sin ningún problema… me quise morir en esos momentos, el haber perdido ese tremendo pez… pero como todo en la vida, siempre hay una segunda oportunidad. Ese si lo pegué bien, fueron 6 saltos con contorción total fuera del agua, una experiencia que realmente sacude el corazón y se te sube el m… a los hombros.

Otra anécdota vivida, y que servirá sin lugar a dudas para futuras salidas es poder muchas veces controlar la ansiedad del guía, debido a que en un momento mi compañero Jorge Postigo se preparaba para lanzarle a un gran Bonefish, cuando frente a él se presentó un Sábalo, Jorge pescaba con un Líder de 10 Lb. nada que hacer contra un tremendo pez, no obstante el Guía lo instó a lanzarle…., la clavada fue perfecta pero mi amigo siempre supo que lo perdería, “el me la canto”, fue lamentable, él sabía lo que se venía. Como dato, hay veces en que no hay que darle mucha cuerda a los Guías, más aun cuando tu sabes que lo perderás o que no tienes chance, más vale demorase unos segundos y cambiar al equipo adecuado y de esa forma asegurar la pieza.
Dentro de la jerga de la pesca de mar, para un guía con el sólo hecho de tomar el líder una vez que el pez es traído a la embarcación, es contabilizado como capturado, más aún si lo logras tomar y eso se debe a lo difícil que es obtener un pez de estos calibres.

También, entre todo lo vivido tuve la fortuna de lanzarle tres casting a un Permit de 20 Lbs. En lo personal no estaba preparado para toparme uno de estos impresionantes peces en los lugares que buscaba Bonefish, pero una vez que me vio se demoró una fracción de segundo para desaparecer en las aguas turquesas del Caribe. Distinto fue la fortuna para Cristian Rodríguez de (www.flyfishingtherun.com) ya con varios Permit en su carrera pudo concretar con un hermoso ejemplar que de seguro le pegó muy fuerte en su corazón, siempre me habló de lo certero y técnico que hay que ser al momento de “lanzarle” a una Palometa…, pero bien, como dice el dicho el que la sigue la consigue.
No sólo Bonefish puedes pescar, hay una pesca variada de muchas especies para capturar y todas de un tamaño importante y una potencia que en cualquier descuido romperán tu líneas o cañas.

Esta experiencia de vida y pesca, me ha motivado a viajar junto a clientes y amigos, quiero que todos tengan la opción de conocer en algún momento la pesca en agua salada tropical. Para esto trabajo con Fly Fishing The Run, agencia especializada en Chile en este tipo de destinos, los cuales se preocuparán de cada detalle, nosotros solo debemos poner la motivación y la energía. Para consultas de los próximos viajes del año 2012 y 2013, favor escríbenos a:

Editorial Pescador.cl, nota y destino:
Francisco.jorquera@pescador.cl  

Destinos agua salada: Cristian@flyfishingtherun.com

































www.Pescador.cl