Pescador


Inicio
Editorial
Reportajes y Artículos
Moscas
Entomología
Fotografía de Pesca
Enlaces
Contacto

Belize, Junio 2013: junto a compañeros y amigos.
Y llegó el día de realizar mi viaje especial a un lugar de Belize, aquel que no se concretó por la falta de la vacuna contra la fiebre amarilla, hace más de un año.
En todo este tiempo algunos compañeros y amigos fueron sumándose, con la gestión de Fly Fishing The Run se formó un grupo de 14 !! Todos pescadores apasionados, con distintas expectativas pero un objetivo en común, aprender, compartir y disfrutar.
Así fue como después de mucho soñar el 1ro de junio estábamos en la marina del Hotel Radisson de Belize City, casi sin poder controlar la ansiedad, esperando para iniciar la navegación de hora y media hasta unos mágicos flats!










Veníamos siguiendo cuanto weather forecast encontrábamos, todos hablaban de días nublados y algo lluviosos. - Son las reglas de juego, estos viajes deben planearse con mucha anticipación y la madre naturaleza toma decisiones…

Al llegar, la primera impresión fue extraordinaria, visitamos las instalaciones y nos sorprendimos de la calidad de las comodidades, con el correr de los días comprobaríamos que el nivel del servicio estaba a la altura de la infraestructura.

La primer mañana, muchos de nosotros nos pusimos en marcha temprano, a pescar el gran flat que se extiende desde la puerta de las cabañas hacia el sur, tuvimos muchos encuentros con bonefish, que se repetirían toda la semana también, solo ese día, vimos 2 permits !!

La pesca de bonefish en este lugar es muy particular, viven en el flat del arrecife, entonces, a diferencia de otros lugares, donde sólo los encontramos allí para comer, en este lugar muchas veces no lo están haciendo y es muy difícil tentarlos, además siempre están en aguas muy bajas, lo que aumenta el grado de dificultad porque están nerviosos y asustadizos.

Hubo que aprender muchas cosas para capturarlos, alargamos leaders ( entre 4 y 6 m !! según la elección de cada uno ), achicamos moscas, vadeamos muy suavemente, debimos ser pacientes para esperar la mejor posición, presentar anticipando sus movimientos y stripear muy corto y lento.

Siempre viendo "fins and tails", si hacíamos todo bien, el premio era un bonefish que muchas veces ganaba la batalla enganchando nuestra línea o leader en las abundantes cabezas de coral del lugar, cortando o desenganchándose.

Todos capturamos varios de éstos bonefish universitarios, lo que seguramente nos ha convertido en mejores pescadores. Algunos ocuparon su tiempo solo en vencer a estos increíbles peces, otros también buscaron tarpons.

Es época de migración en el área, los guías conocen los canales por donde transitan, los recorren y cuando hay señales de ellos, porque se los ve roleando o nadando, anclan el skiff y se lanza a su paso.
Hubo muchos piques, varias clavadas, muchos saltos, todos de grandes tarpons y, como suele suceder, uno solo llegó a las manos del pescador, Gabriel Gonzalo, quien más tiempo le dedicó a esta pesca tuvo su premio a la perseverancia y habilidad, capturó un gigante que estimamos rondaría las 140 lbs !!!!! Luego de una batalla de más de una hora y media!!

Otros también buscaron permits, el cielo nublado casi constantemente nos negaba la luz solar, permitía la pesca de bonefish que mostraban parte del cuerpo fuera del agua y la de tarpons casi a ciegas pero sabiendo de su presencia, pero nos limitaba la búsqueda a permits haciendo tailing o aguas nerviosas.

Otro amigo pescador que decidió salir todos los días muy temprano para aprovechar la marea, tuvo muchas oportunidades vadeando el arrecife, en busca de esas deseadas colas negras apuntando al cielo, y pudo sacarse la foto con un permit. Estuvo a punto de perderlo cuando la línea se desprendió del backing, pero la encontraron y reiniciaron la pelea hasta vencerlo.

En mi caso, pude capturar algunos bones y tuve un pique de tarpon que perdí por corte del class tippet de 20 lbs, simplemente por bruto ! jaja

Dediqué casi todo mi tiempo a perseguir permits… El primer día que tuvimos algo de sol, encontramos varios, algunos no nos dieron la posibilidad del tiro, entre ellos un single haciendo tailing, al primer tiro se dirigió hacia el Calvo Crab como para tomarlo y desistió. También encontramos un school flotando en aguas profundas, y luego de varios tiros, dos siguieron una de las tantas moscas que usamos, pero siempre a cierta distancia y cerca del skiff se asustaron.

Ese mismo día, regresando, encontramos un school que nadaba paralelo a la costa, a gran velocidad, acercándose y alejándose de los mangles, mucha agua nerviosa y cada tanto dorsales y colas afuera, los seguíamos con el motor y anticipábamos su paso, cuando estaban a tiro lo intentábamos, no tuvimos respuesta alguna.
Este lugar, esa extensa costa, con la tierra y el mangle al este, sería nuestro lugar de pesca y encuentro los próximos días.

Cuando el viento sopla desde el este, el agua se vuelve calma y se puede ver señales de su natación desde gran distancia, cuando sopla del oeste las olas impiden ver con facilidad tales movimientos y es mucho más difícil dar con ellos.
Cuando la marea está alta se acercan a la costa a comer, y se los puede tentar en 70/90 cm de profundidad, de otro modo nadan en 1/1,8m de profundidad, y es mucho más fácil que vean nuestro engaño en menos agua, por lo que intentábamos encontrarlos en esas condiciones.
Me llevó algo de tiempo ajustar la técnica para engañarlos, los tiros de camarones entre ellos y estripeo rápido, que da resultado en otros lugares, no servía, el tiro cerca de la cabeza con cangrejos que usamos en otros, tampoco era efectivo.
Opté por anticipar el paso del grupo de acuerdo a la profundidad en la que nadaban, y dejar profundizar en función de la misma, cuando suponía que el crab podría estar en su campo de visión, lo movía con tirones lentos y cortos, así pude obtener 6 piques, en el primero, con clavada incluida, se desprendió rápidamente, el segundo significó mi primer permit, los tres siguientes no pude clavarlos y el sexto, fue mi segunda y última captura.
Las moscas que tomaron fueron varias, Merkin, Raghead, Avalon, Calvo, y la que uso en key West, creo que no eran tan selectivos en lo que comían, el secreto era que la vieran donde debía estar.
La falta de efectividad supongo que se debió a que el pique no fue a la vista, entonces, con estripeos suaves, cuando sentía tensión quizá ya estaban expulsando el artificial, 6 piques, solo dos logrados y con la mosca en el labio, dan fuerza a mi argumento.

Un lugar extraordinario, instalaciones y servicio de excepción, muchísimos peces por pescar, creo que si la próxima vez el clima nos acompaña con sol, puede resultar un viaje épico.






























Textos: Carlos Cortez - FlyFishingtheRUN.com
Travel & Angling
Info@flyfishingtherun.com