Pescador


Inicio
Editorial
Reportajes y Artículos
Moscas
Entomología
Fotografía de Pesca
Enlaces
Contacto

Bahamas, Julio 2013 - Permit.
Sacar un permit en Bahamas, definitivamente, estaba en mi lista de objetivos a cumplir. El 11 de julio volé muy temprano de Nassau a Marsh Harbor, Abaco, donde pescaría tres días en Black Fly Lodge, era mi segunda visita desde octubre del 2011. - El primer día, con clima lluvioso y ventoso, capturé 9 bonefish guiado por Paul Pinder, en Sandy Point. El segundo, salí con Nick Roberts, capturamos 5 bonefish y vimos 4 permits, 3 de ellos de los más grandes que he visto. Tuve uno de los grandes clavado por unos cuantos minutos y terminó desprendiéndose.



El tercer y último día, me asignan a Paul otra vez, le pedí volver a la zona que había pescado el día anterior, le volví a explicar que mi primer objetivo era pescar un permit y aceptó mi sugerencia. Esta vez me decidí por un equipo poderoso, pensando en el tamaño de los permits que había visto, caña Sage ONE 1090-4, reel Jack Charlton 8500SS 1.2, línea Scientific Angler Mastery Series Grand Slam WF11F, leader Rio de 10’ 16lbs al que le agregué 2’ de fluorocarbono Seaguar de 15 lbs unido con una Slim Beauty Knot. 

El día fue difícil, luego de haber tenido solo dos buenas oportunidades y no haber tenido respuesta alguna por parte de los permits, decidimos terminar, eran las 14:20 y mi vuelo salía a las 17:30. A los 10’, a solo 5’ del dock, vimos una gran raya y un permit 3 o 4 metros atrás, nadando rápido y nervioso, acercándose y alejándose. Hice un par de tiros al frente y nada, esperé y cuando se acercó a la raya, tiré sobre ella, no eran más de 12/14m, pero en contra de viento, logré presentar bien, la dejé profundizar, empezó a acercarse, justo de frente a nosotros, moví el crab lentamente y vi como lo tomaba, clavé firme, sentí tensión y Paul gritó "ate it!!"

La pelea fue extenuante, al principio siguió nadando sin dar señales de incomodidad, como si no sintiera el anzuelo, pero cuando comencé a ejercer mayor presión, empezó una corrida interminable, fueron bastante más de 100 m, entonces Paul tomó la decisión de seguirla a motor, cada vez que lograba tener la línea en el reel y nos deteníamos, volvía a correr imparable mostrándonos el backing, exigiéndonos seguirla otra vez, yo continuaba presionando firme en todo momento.

La lucha se extendía por más de 30’, entonces decidí ser más agresivo aún, porque me daba cuenta que si estaba cómodo, se recuperaba y corría. Rogando que aguanten los nudos y el anzuelo, Intenté no cederle espacio, me costaba mucho acercarlo, cabeceaba y se ponía de lado apoyándose en el agua, dos veces estuvo al lado del skiff, Paul lo tomó de la cola, sin poder retenerlo, significaba volver a empezar, en esos momentos lo veíamos alejarse con la enorme boca abierta y la mosca afuera, imaginen el sufrimiento!!

La tercera fue la vencida, cuando lo subió no podíamos creer el tamaño, era enorme, muy pesado, habíamos estado luchando por casi 50’. Sacamos varias fotos y lo devolvimos, eran las 15:20, pensé que perdería el vuelo pero no me importaba.
Navegando de regreso, mientras tomábamos una Kalik a modo de festejo, Paul me decía que era el pez más grande que había tocado en su vida, había pesado un permit de 26lbs este año y éste era mucho más grande.
Llegué al aeropuerto justo a tiempo!











Desde Nassau, le envié las fotos a Bill Houze, mi guía de Key West y respondió, "Over 40lbs. No doubt about it", más de 40 lbs, sin dudas. -  Nunca sabré cuanto pesaba, tampoco sé si importa demasiado, la experiencia y el recuerdo serán imborrables, probablemente sea el pez de mi vida. -  Estoy pensando en regresar el próximo año, espero que esos monstruos sigan allí!!!

Por: Carlos Cortez.
Staff Flyfishingtherun.com
Textos: Carlos Cortez.
Fotografías : Carlos Cortez
Todos los Derechos Reservados © 2013.-