Pescador


Inicio
Editorial
Reportajes y Artículos
Moscas
Entomología
Fotografía de Pesca
Enlaces
Contacto

Tarpon Caye Lodge, Placencia, Belize. Agosto 2013.
Me dirigía a Tarpon Caye Lodge, en Placencia, Belize, como siempre, intentando contener las expectativas, tarea difícil por lo que este lugar me ha brindado, cómo no fantasear con otras capturas luego de 4 permits y 2 grand slams en tan solo dos días de pesca?
Llevaba conmigo el libro escrito por Jack Samson, Permit on the Fly, muy entretenido, narra parte de la historia de la pesca de permits con mosca y define conceptos muy interesantes, sin abordar temas técnicos más allá de patrones de moscas. Lo más importante es que me ayudo a enfocarme y ser realista otra vez, escribió: “No hay ningún lugar en la tierra donde la pesca con mosca sea buena todo el tiempo, por suerte, y la mayoría de los pescadores experimentados lo aceptan”, cuanta verdad ¡!





El martes 13 por la tarde me reencontré con Charlie Leslie Sr, dueño y guía, fue una gran alegría, a pesar del corto tiempo que lo conozco hemos logrado una buena relación y mucha conexión, intento aprovechar cada minuto con él para seguir aprendiendo. Como otras veces planeamos nuestros siguientes días de pesca, el primero la marea estaría es su punto más alto a las 16:00 hrs, por esa razón solo buscaríamos permits por la tarde, a partir de las 13:30/14:00, por la mañana iríamos por tarpons.

El miércoles nos levantamos a las 5:00am, como es la rutina allí, tomamos un café y luego de navegar 2 minutos, a las 6 aproximadamente, estábamos en posición para iniciar la jornada. La marea bajando no ayudaba mucho, veíamos algunos peces de buen tamaño pero estaban reticentes a tomar la irremplazable gummy minnow, hasta las 8:30 tuvimos dos piques, uno de ellos se desprendió después del primer salto y el otro, después de una muy buena pelea, cortó el bimini twist en el class tippet de 20lbs, las dos hebras, suponemos que cayó sobre el leader en un salto y había más tensión de la aconsejable.
Hicimos una pausa para desayunar y descansar, a las 11:30 estábamos otra vez allí, esta vez tuvimos tres tomadas, dos de ellos nos devolvieron el anzuelo y el tercero cortó el shock tippet de 50 lbs, muy probablemente con una agalla, no habían transcurrido más de 5 minutos desde la clavada, por lo que el desgaste del leader por el roce con los labios no pudo haber sido la razón.



Los 5 eran tarpons de buen tamaño, calculamos de entre 30 y 70 lbs.
A las 14 empezamos la búsqueda de permits, el viento soplaba constante, desde el oeste, a unos 20 km/h, nada nuevo o que no pudiéramos manejar, la visibilidad era buena, recorrimos muchos flats, allá son de poco extensos y muy numerosos.
Primera oportunidad, sobre un pequeño school que pude ver luego de varias indicaciones, hice un tiro bastante largo sobre ellos con la Calvo Crab, cuando parecía que estaban sobre la mosca, hago un strip muy corto y la engancho en el fondo, se espantaron inmediatamente ¡!

Luego vimos un single haciendo tailing, empieza a avanzar hacia la derecha, alejándose, intento el tiro, piso la línea, la presentación queda corta y además golpea el agua, fin del juego…

La tercera oportunidad fue un doble, haciendo tailing, esta vez bajamos del bote, me posicioné de frente a su movimiento, con el viento desde la izquierda, el tiro cayó muy cerca, dejo profundizar, vemos que se acerca, hace tailing sobre la mosca, intento clavar sin sentir tensión, a medida que continúo el strip, el permit nada con la dorsal y la cola afuera del agua siguiendo el crab ¡! finalmente se va, debí hacer una nueva pausa y dejar que la mosca llegue al fondo otra vez, pero a cada instante parecía que la tomaba y yo continuaba intentando la clavada…

Tres oportunidades parecieron poco para más de tres horas de búsqueda, pescando los momentos ideales, las dos últimas horas de creciente y la primera de bajante.

A la mañana siguiente salimos muy temprano para pescar con bajante mientras hubiera agua suficiente, fuimos a bajos muy cercanos al lodge, no teníamos tiempo para navegar mucho, esta vez con poco viento, deberíamos vadear cada oportunidad para no espantarlos.

Encontramos algunos permits pequeños haciendo tailing, perseguimos a dos de ellos, nos permitieron 2 o 3 tiros cada uno, las presentaciones eran suaves y en el rango adecuado, no los espantaban pero tampoco notaban la presencia de la mosca, solo se desplazaban un par de metros para seguir comiendo, creo que si bien los tiros parecían ser buenos, fueron cercanos pero a los lados o atrás y nunca vieron la mosca.



Volvimos al Lodge, desayunamos y al medio día nos dedicamos una hora a la pesca de tarpons sin respuestas.
A las 14:30hrs salimos a revisar nuevos flats en busca de permits, vimos varios, no todos nos permitieron el tiro, algunas veces, vadeando no nos podemos acercar lo suficiente y terminan por desaparecer. Tuve que cambiar la Calvo Crab porque las que me quedaban no tenían weed guard y los enganches en el fondo me hacían perder oportunidades, finalizando el día tuvimos dos muy buenas chances con schools numerosos que nadaban rápido hacia nosotros, anticipamos el tiro, cuando pasaban sobre la mosca la movíamos, la fueron a buscar y la rechazaron ambas veces, terminamos extrañando la Calvo ¡!
Esa noche, Charlie le agregó antienganche a dos de ellas para intentar al día siguiente.
Por la mañana no tuvimos oportunidades concretas, al mediodía otra vez fuimos por tarpons, casi de compromiso, tampoco hubo piques.





Por la tarde, Charlie decidió salir temprano pensándolo en términos de la marea, para ir a flats más alejados y profundos, que podrían darnos oportunidades sin que el agua esté en el punto óptimo. Noté que se esforzaba por darme más tiempo de pesca que el habitual.

Fue una tarde espectacular, vimos muchos buenos permits y las chances se sucedieron, fueron 7 tiros y en casi todos tuvimos reacciones favorables. La Calvo Crab ahora no se enganchaba y nos daba la posibilidad de “trabajar” la mosca.
Clavamos uno en un grupo de tres, en el edge de un flat rodeado por formaciones de coral, corrí tras él con la caña levantada y pude lograr que llegue a aguas profundas controlando la situación, Carlitos nos acercó el bote, subimos dispuestos a seguirlo, pero en ese momento vemos asombrados que describe una gran curva y nada hacia la cabeza del bajo, sigo con la caña levantada, el freno con poca presión, pero siento que la línea está fija, Carlitos se tira al agua y logra desenganchar la línea de tres obstáculos, pero ya es tarde, el tippet de 16 lbs no resistió el freno abrupto por el zigzag que hizo en el coral.
Tuvimos dos piques más, sobre la Calvo por supuesto, y en ambos casos se desprendieron a escasos segundos de la clavada, con la caña doblada y haciendo un borbollón…



Seguimos pescando hasta que casi no veíamos, se había nublado y el viento soplaba intensamente, nos costó reconocer que esta vez habían ganado ellos ¡!
Regresamos riendo, haciendo bromas, convencidos que había sido una gran jornada, que la incertidumbre que genera esta pesca es lo que nos hace volver una y otra vez, mirando hacia adelante, esperando el próximo intento juntos.


Por: Carlos Cortez.
Pro. Staff Flyfishingtherun.com
Textos: Carlos Cortez.
Fotografías : Carlos Cortez
Todos los Derechos Reservados © 2013.-