Pescador


Inicio
Editorial
Reportajes y Artículos
Moscas
Entomología
Fotografía de Pesca
Enlaces
Contacto

Paradise Lodge, México, Agosto 2013.
En julio recibí un email de mi amigo Alex De Tomaso, decía “cuándo vas a venir? Las bahías están llenas de palometas!!!”, él está en el sur de México y puede pescar las Bahías de Chetumal y Espíritu Santo. Tenía un viaje planeado en agosto que incluía Belize, le dije a mi hijo Genaro y convinimos ir para pescar 19, 20 y 21 de agosto. Llegamos con un buen pronóstico climático, vientos de entre 10 y 25 km/h, parcialmente nublado y temperaturas entre 28 y 31 grados, excelente para la época. Al día siguiente, a las 8:30 am estábamos pescando en la Bahía de Espíritu Santo, recorrimos varios lugares y no encontrábamos ningún permit, a las 11am pudimos ver un school que no nos permitió el tiro, en ese momento vimos un “turbio”, decidimos quedarnos allí para pescar bonefish. Armé la caña de spinning de Genaro, un squimp en anzuelo #6 con dos municiones y pudo capturar 4 pequeños y perdió algunos piques. Muy divertido ¡!









A las 12:30 almorzamos y comenzamos otra vez la búsqueda. Empezamos a encontrar permits viniendo hacia nosotros, nadando en superficie, singles, doubles y a veces pequeños grupos de 4 o 5.
El primero que encontramos, el guía me dice, palometa a las 11 a 60 pies, Genaro atrás mío dice “Sí, la veo ¡!”, y yo buscaba y no veía nada, ambos seguían repitiendo, allá, allá, no la ves? Después de un rato la vi a unos 35 metros, serían unos 120 pies, y ya se había acercado bastante, jaja.

Hago un tiro, quedo corto, se empieza a alejar, en contra de viento, no pudimos seguirla. A partir de allí, sería una constante, las veíamos viniendo hacia nosotros, cuando estaban por entrar en rango de distancia de tiro, empezaban a alejarse, estábamos en 1,5/1,8m de profundidad, con olas y vientos de unos 20 km/h, estas condiciones impedían que las pudiéramos seguir.
Por lo que siempre intenté tiros largos, quedando corto o siendo poco preciso, aun así algunas fueron a inspeccionar la mosca, pero no hubo tomadas. Habremos tenido unos 8 o 9 tiros, vimos muchas más, el viento siguió arreciando y a las 15:00 emprendimos el regreso. La última media hora intentamos cerca del muelle, vimos muchos Triggerfish, clavamos 2, uno grande cortó con los dientes y el segundo lo sacó Genaro.

Fue un día interesante, más por lo que vimos y lo que pescó Genaro, yo me quedé inquieto, pensativo, el año anterior había visitado esa Bahía un día y me había pasado lo mismo. En ambas oportunidades había sido muy poco preciso, en general necesitaba un segundo cast, que nunca era en condiciones favorables, ambos días tuve algunas seguidas, pero no por mérito propio.

Analizando la situación, decidí acortar el leader, de 13’ a 10’, porque en tiros bastante largos con viento de moderado a fuerte veía que mi mosca tendía a caer a un costado, el leader no se desarrollaba bien.
Además, cómo podía ser que quedara corto en el 90% de los tiros? En ese lugar siempre se pesca en por lo menos 1,5 m de profundidad, fondo de arena y lejos de la costa, la visibilidad es excelente, cuando nadan en superficie se los ve desde muy lejos, se me ocurrió que en esas condiciones tenía pocas referencias para poder calcular distancias, no estaría equivocándome en éso?

Entonces decidí ser más conservador, esperar a acortar distancia aún a riesgo de que se espanten.Al día siguiente Genaro iría a una laguna con Alex y yo volvería a la Bahía.Cerca de las 9am estábamos en el lugar que habíamos encontrado acción el día anterior, de inmediato empezamos a tener encuentros, seguí el plan y esperé para castear, cuando se acercaban comenzaban a cambiar de dirección, sin espantarse, pero aun así los tiros empezaron a tener la suficiente precisión, los dos primeros fueron seguidos por sendos permits. Se imponía un cambio de mosca, el Squimp, la mosca recomendada por los guías del lugar no estaba siendo lo suficientemente atractiva.

En mi viaje a Belize le dejé todos los Calvo Crabs que tenía a Charlie, pero encontré uno caído en la mochila y fue el que puse. Vemos venir tres permits de frente, empiezan a ir hacia la izquierda, hago el tiro, cae a 1m y un poco sobre la izquierda, dejó profundizar y al moverlo muy levemente, el primer pez va hacia el crab y lo toma sin dudar ¡! Fueron más de 15’ de pelea, no lo había visto grande, pero era fuerte, más de lo previsto. Pudimos realizarlo, fotos, saludos y al agua. Me llamó la atención el tamaño de la cola, casi desproporcionada, muy grande, quizá fue el motivo de tanto vigor.

Se nubló, era solo una gran nube alta, estuvo sobre nosotros más de una hora, impidiéndonos tener otras chances, solo tuvimos un tiro más, a un grupo que vimos muy cerca del skiff, 2 de los 5 siguieron la Calvo, pero no hubo tiempo para el pique, vieron el bote y adiós. Desde ese momento hasta el fin del día no tuvimos ninguna otra oportunidad.
Regresé alegre, mi análisis había sido correcto y me sentía en el juego otra vez, a pesar de haber tenido solo cuatro oportunidades en todo el día, había logrado 3 seguidas y una captura. Genaro había tenido un día divertido también, capturando varias especies y perdiendo después del 3er salto un baby tarpon de unas 10 lbs ¡!



De todos modos quiso pescar conmigo el último día, el plan era buscar permits por la mañana y bonefish por la tarde.
A las 8:45 empezamos la deriva en busca del primer tiro, no se hizo esperar, la Calvo Crab estuvo en el campo de visión del objetivo y la rechazó, la segunda vez pasó lo mismo, solo indiferencia…Cambiamos de lugar y de mosca, esta vez fue el turno del Crab de Bill Houze, el que usamos en Key West. Empezamos a ver permits consistentemente, la mayoría inalcanzables para intentar algún tiro, estaban nerviosos y se desviaban mucho antes de acercarse. También hubo algunas veces que vimos alguno, se nubló y cuando tuvimos sol otra vez, estaba fuera de alcance. Ya había pasado cerca de una hora y la sensación era que la Bahía “hervía” de peces…

Vemos venir un school, parecían unos 5 en línea, hago el tiro, parece correcto, desvían otra vez a la izquierda, recast, cae cerca del segundo de la fila, va hacia la mosca, strip corto, otro y la toma, clavada y a correr ¡! Corre, no para, miro a la derecha y veo acercándose uno ENORME, nada lento, seguro de sí mismo, no lo dudé, le dí la caña #9 al uno de los guías, tomé la #10, y tiré el Samson Stone Crab a menos de un metro de su cabeza, a su paso, esperé y lo moví muy cerca, no sé si lo vio, pero no reaccionó, la corriente alejó la mosca, siguió nadando tranquilo, recast, otro buen tiro, nada, indiferencia… se alejó lo suficiente para no darme otra oportunidad… después notamos que la mosca se había despegado, estaba completamente abierta, pudo ser el motivo del rechazo, nunca lo sabré.

Tomé otra vez la caña y continué con la pelea, después de unos 10’ subimos el segundo del viaje y primero del día ¡!
Seguimos adelante, y dos singles siguieron la mosca sin tomarla, en la siguiente oportunidad en el segundo tiro a un school de 6 tuvimos la tercera y última clavada, otra pelea parecida, captura, fotos y al agua.

Nos quedaba otro tiro, sobre 3 permits flotando, 2 de ellos muy grandes, con la dorsal y la cola afuera, me apuré otra vez, quedé corto, y no tuve posibilidad de un segundo cast. Me faltó concentración para recordar la estrategia… ¡!
A las 12:45, con la sensación que había muchos otros permits esperándome, tomé la decisión de ir a buscar bones con Gena, no crean que fue fácil ¡!!

Fuimos a un creek, donde sacamos varios bonefish, algunos los clavó con los plomitos, otros los clavé con mi caña y los terminó sacando él, capturó una barracuda grande con un rapala, que lo hizo esforzarse, nos divertimos muchísimo ¡!!!
Llegó la hora del regreso, un viaje espectacular, un destino que se abrió para darme sus secretos y toda la felicidad de Gena por este viaje solos y cada vez más cerca de convertirse en un compañero full time.
Abrazos.













Por: Carlos Cortez.
Pro. Staff Flyfishingtherun.com
Textos: Carlos Cortez.
Fotografías : Carlos Cortez.
Todos los Derechos Reservados © 2013.-