Pescador


Inicio
Editorial
Reportajes y Artículos
Moscas
Entomología
Fotografía de Pesca
Enlaces
Contacto

Las Buenas Practicas de la Pesca con Devolución.
La temporada de pesca recién comienza en algunos ríos y lagos de nuestro país y es importante tener en cuenta los datos que aquí se presentarán, para que como pescadores tengamos un impacto positivo en las aguas que exploramos y los peces que pescamos. En esto no me refiero sólo a practicar “catch and release” o pesca con devolución, la que si estoy convencido es una de las mejores herramientas de asegurar con una mejor calidad de pesca en el futuro.
Si nuestra idea es soltar ese pez, la idea es hacerlo bien ¿o no?, de modo que demos mayores posibilidades al pez de sobrevivir.
Estos datos les indicarán cuáles son las buenas prácticas en la pesca con devolución, léanlas, apréndanlas, pónganlas en práctica y enséñenle a otros a hacerlas.





LA REGLA DE LOS 10 SEGUNDOS


Las agallas de los peces son muy eficientes en capturar el oxígeno de agua, pero depende del contacto con esta para hacerlo, fuera del agua colapsan y son inútiles. Es obvio, los peces no pueden respirar fuera del agua y muchas veces uno sobrestima cuánto pueden los peces vivir fuera del agua aguantando la respiración, pero de hecho los peces NO pueden aguantar la respiración ya que no tienen pulmones. Ellos se quedan sin aire tan pronto como los sacamos del agua, súmenle a esto que su metabolismo esta por las nubes tras la pelea por su vida, es como si uno tuviese que aguantar la respiración al terminar una maratón!
Usen la regla de los 10 segundos y nunca dejen la cabeza del pez fuera del agua más que eso, luego denle al menos 30 segundos bajo el agua si quieren levantarlos de nuevo.
Así que amigos, mientras ustedes están sacando la clásica foto de héroe para Facebook, nuestro pez se está muriendo y su vida vale cien veces más que unos cuantos “me gusta”.


SOSTENGAN LOS PECES SUAVEMENTE



Muchas veces uno se encuentra con tipos apretando una trucha hasta que se le llegan a salir los ojos! Que pareciera que nunca han sostenido un pez en su vida. Estos apretones pueden causar heridas internas, especialmente al corazón. El truco acá es sostenerlos suavemente, mientras más los aprietan, más pelean (un truco que me ha ayudado muchas veces es poner el pez con la guata hacia arriba, es increíble cómo se tranquiliza el pez, luego una vuelta rápida para la foto y al agua pato!). En general el mejor control de un pez se logra tomándolo del frente de la cola, donde no hay nada más que musculo y posándolo suavemente de la parte huesuda entre su aleta pectoral y agallas. Excepciones a la regla son especies de agua salada como sierras y barracudas que de tomarlas sin decisión pueden llegar a morderlos seriamente, ahí no queda más que apretar, pero hay que saber dónde.




USAR ANZUELOS SIN REBABA


De vez en cuando algún pez se puede liberar del anzuelo porque este no tiene rebaba, esto es un hecho de la vida del pescador, hay que aceptarlo y comprenderlo. Tengan en cuenta que serán decenas o cientos en su vida de pescadores que no se soltarán, que se escapen algunos no es de vida o muerte, lo que sí es un hecho es que un anzuelo sin rebaba es una muy buena forma de reducir la mortalidad de peces por heridas hechas con anzuelos. Si pelean al pez apropiadamente, no van a perder muchos y el uso de anzuelos sin rebaba les dará mayor satisfacción al saber que le estamos dando al pez mayores posibilidades, esto nos hace mejores pescadores. Amigos pongan en práctica esto y sacar la rebaba de un anzuelo es tan fácil como aplastarla con un alicate o pinza, además un anzuelo sin rebaba es menos peligroso para uno en caso de una enganchada accidental por una ráfaga de viento que descontrola el casting o al estar aprendiendo a lanzar.


PELEAR EL PEZ CON AUTORIDAD



Uno de los errores más grandes que cometen los pescadores es no pelear el pez con autoridad, muchos juegan con el pez por mucho tiempo, dejándolo exhausto antes de la captura final. Un pez peleado con autoridad se lleva a las manos del pescador más enérgico y por ende es liberado con mayor vitalidad. Mantengan un buen ángulo y metan más presión (ojalá teniendo previamente chequeado nuestro leader/tippet y nudos). No queremos que el pez se vaya con un piercing!


USEN UNA RED


Se podría decir que uno de los métodos más amigables con los peces capturados es no tocarlos. De ser posible en vez de llevarlos a la orilla, acérquenlos y agarren sólo la mosca en vez del pez, sacándola y enviándolo de vuelta a su medio inmediatamente, aunque muchas veces es difícil hacerlo ya que nuestro oponente puede tener aún energías o haberse tragado la mosca muy profundo, o se nos olvidó sacarle la rebaba al anzuelo y necesitamos del fórceps para sacar la mosca. Y al final, si lo soltamos sin la foto en nuestras manos yo digo y qué! La pega ya está hecha, para qué fotografiar cada captura, muchas de ellas déjenlas en sus retinas y recuerdos personales, demos mayores posibilidades de sobrevivir a estos amiguitos acuáticos.
El próximo gran paso es usar un chinguillo, ojala uno de catch and release, con red de goma o sin nudos o materiales ásperos que puedan dañar las mucosas de la piel del pez.


PROTEJAN SUS CABEZAS

Créanlo o no, las heridas en las cabezas son la principal causa de muerte de peces. Las cabezas de los peces no están diseñadas para superficies duras, un golpe aparentemente suave en la cabeza puede terminar con nuestro pez guata arriba 20 minutos después, hay información que respalda esto. Es por esto que es una pésima idea llevar el pez a la playa si no se tiene chinguillo. Si es una playa con piedras o rocas los golpes son un serio peligro a las vidas de nuestros amigos con escamas.


NUNCA LLEVEN EL PEZ A HASTA LA ORILLA.

La arena o piedras en tierra no es lugar para los peces y ellos enfrentan muchos peligros. Es imposible posar al pez sobre la playa sin dañar la mucosa que lo protege. Esa mucosa mantiene fuera a bacterias y parásitos dañinos. Esa mucosa se recupera, pero en el intertanto el pez está vulnerable. Embancarlo también aumenta el peligro de un golpe en la cabeza, ojos y falta de oxígeno. Si estás sólo y quieres esa foto con todas tus ganas, encuentra un lugar con arena en donde el pez pueda estar en un costado sobre agua sumergido, cubre su cara con la mano húmeda para calmarlo, levanta tu mano y saca la foto rápidamente!.


MOJENSE LAS MANOS

Las manos secas remueven la mucosa también, más de alguna vez se han visto peces con hongos en forma de “mano de pescador”. Mojarse las manos es simple!. Yo me mojo las manos como un acto reflejo apenas engancho un pez SIEMPRE.


NO ESCARBEN DENTRO

Más de alguna vez el pez se tragará la mosca bien adentro. La mejor manera de evitar esto es no demorarse en la clavada. A veces es inevitable y cuando pase, no traten de ponerse como Dr. House y ponerse a operar el pez, escarbando dentro de la garganta y al final decir “compadre, parece que se murió”. Si se traga la mosca muy adentro, sólo corten la línea y suelten el pez, es muy probable que el la escupa además de que puede vivir con ella dentro muchas veces, o no les ya pasado que se encuentran un pez con una mosca que se había tragado antes toda oxidada?.


REVIVAN EL PEZ ANTES DE LIBERARLO

Siempre deben revivir un pez antes de liberarlo, especialmente después de una pelea larga, sosténganlo en una corriente moderada donde hay mayor nivel de oxígeno (no aguas quietas), sosténganlo bajo las aletas pectorales y por la cola y se irá cuando esté listo. Si nada unos metros y se voltea, agárrenlo de nuevo hasta que se recupere bien.




¿Y SI VEO QUE MI TROFEO MUERE O ESTA POR HACERLO?

Cuando esto ocurre es la típica excusa de muchos para decir “ufff no hay nada que hacer más que llevarlo para la casa” y la verdad es que puede ser una opción, la cual es personal y no soy purista al respecto, siempre y cuando esta excepción no se convierta en la regla. Cuando esto ocurra les recomiendo simplemente liberar el pez moribundo al agua, así seguirá siendo parte del medio acuático, alimentando otros peces, pancoras y demás criaturas acuáticas, ayudando la continuidad de la cadena trófica y futura comida de truchas, lo que a mi parecer es lo mejor que podemos hacer.

Como me dijo un amigo por ahí “un pez vale mucho más en el agua que en un plato”. Enseñen a sus amigos e hijos y así sembraremos la manera en la que debemos practicar nuestro deporte-pasión, la pesca, ¡con devolución!, si queremos seguir practicándola por muchos años más, de manera sustentable y dejando un mejor legado a nuestros hijos.

Adaptado de www.GinkandGasoline.com y “aliñado” por Mau Salazar.
Imágenes: Mau Salazar – Fly Fishing Encounter.



www.Pescador.cl