Pescador


Inicio
Editorial
Reportajes y Artículos
Moscas
Entomología
Fotografía de Pesca
Enlaces
Contacto

Sorpresas en Key West
He visitado Key West en febrero los últimos 5 años, casi siempre con frío, a excepción del último que se convirtió en el mejor viaje de pesca de mi vida. Como es mi costumbre, venía monitoreando el pronóstico climático en Windgurú desde la semana previa, a veces más de una vez al día... enero fue muy frío, demasiado... yo empezaría a pescar el 2 de febrero y el clima lucía bueno y estable desde el 31 de enero. Templado ( de 22 a 24 grados ), despejado y con vientos de entre 25 y 40 km/h, condiciones ideales.

Crucé mensajes con Bill el día antes de llegar, hablamos de horarios y familia, no mencionó nada acerca de la pesca... parecía una señal de atención.
Llegó a las 7:45am al muelle, como habíamos acordado. Luego de los saludos de rigor, la pregunta tan ansiada, "cómo ha estado la pesca?", gesto de preocupación mediante, "en los últimos 4 días he visto 4 permits...".



Pusimos proa a The Marquesas, luego de 1 hora de navegación llegamos con marea creciente, el lado sur, el preferido para pescar los outside flats, estaba muy turbio, producto del viento SE. Fuimos al lado oeste, en el que solemos pescar los inside flats.

Luego de 1 hora y media Bill solo había visto un permit que desapareció antes de que yo pudiera ubicarlo, se veía poca vida en los bajos, no había rayas, solo uno que otro tiburón y algunas barracudas, muy mala señal. Decidimos emprender el regreso para pescar los bajos de Boca Grande y Woman Key.

Lucían igual, desiertos, cerca de las 12, terminando el flat de Boca Grande, con toda la calma, Bill me dice "a las 11, a 150 pies veo un permit, estoy 100% seguro, prepárate", me esfuerzo y lo veo, nada a velocidad media hacia nosotros, tengo el viento sobre mi hombro izquierdo, trato de controlar la ansiedad respirando profundo...

A poco más de 20m, cuando estoy seguro que puedo lograr un buen tiro, empiezo a castear, escucho que Bill me dice "tomate tu tiempo...", en el segundo y último back cast me dice "Stop... stop ¡!", tengo que tomar la decisión en una fracción de segundo, no paro, hago el tiro, cae en la zona esperada, ahora puedo ver porqué pidió que pare, el permit se está desviando hacia nuestra derecha lentamente, el tiro que hubiera caído delante de su cabeza, ahora lo presentamos a menos de un metro pero a su izquierda... vemos que al escuchar el plop que hizo la mosca, gira hacia ella, empiezo a "trabajarla" y la sigue, por muchos metros, strip cortos, seguidos por un stop y un strip largo, no logran tentarlo y a unos 9 o 10 m del skiff se espanta y no nos da segunda chance.

Ambos sabíamos que teníamos poca probabilidad de capturarlo, nuestra experiencia nos ha enseñado, a él muchísimo antes que a mí, que cuando no acortan la distancia inicial a la mosca a menos de 50cm, la siguen, la observan, pero casi nunca la toman. Fue el único contacto que tuvimos ese día.

Al otro día me buscó a la misma hora, decidió no ir a The Marquesas, empezamos visitando flats al este de Key West, con marea creciente pero baja, vimos a la distancia agua nerviosa que con seguridad eran permits dos veces, pero nunca pudimos acercarnos para tener un tiro.

Empezamos a ir hacia el oeste, pasamos por un canal en el que algunas veces se ven permits comiendo entre las algas que desplaza la corriente. Los vemos, ponemos una mosca de flote, sí ¡! de flote, tipo gurgler, la presentamos en el paso del grupo y le di pequeños tirones, vemos que van hacia ella, pero un Jack toma la iniciativa primero ¡!

Tuvimos varios tiros antes de que se fueran, también con cangrejo y con camarón, pero era inevitable que los jacks tomaran primero, habría que buscar una mosca que tiente a los permits y no tanto a los jacks, que en esos canales siempre están presentes, supongo que no es tarea fácil. Igual fue muy interesante ver a los permits interesados en una mosca de flote ¡!
Seguimos hacia Man Key y Woman key, en este último tuvimos un encuentro con un permit pequeño, de frente, pero le tiré la mosca sobre el lomo y a los pocos segundos suponemos que estaría camino a Cuba. Eso fue todo, otro día que sería olvidado rápidamente... y seguíamos tratando de encontrar explicaciones para la ausencia de peces... no las encontrábamos.

Al regresar, fuimos con Genaro a pescar al muelle, con equipos de spinning, camarones y algunos artificiales. Tuvimos acción por largo rato, pescamos varios tipos de Snappers, uno me dejó sus dientes marcados en el índice derecho, mackerels y Jacks, algunos de buen tamaño, también tuvimos cortes, por lo que pensé en volver al día siguiente con la caña de mosca.



El tercer día lucía muy ventoso, y volvimos a poner proa a The Marquesas, cuando llegamos la marea todavía estaba muy baja para iniciar la búsqueda de permits, por lo que decidimos revisar un canal interno en busca de tarpons, la profundidad promedio era de 1m-1,2m. Luego de unos 20 minutos, Bill dice que nos vamos, pero antes me pide la caña ONE 12wt para probarla, nunca la había casteado, hace un forward cast, después un backhand cast y me dice que la tome, que hay un tarpon ¡! mientras la agarro y subo a la plataforma solo alcanzo a ver al tarpon alejándose, era de buen tamaño. Decidimos seguir un poco más y vemos un grupo de unos 6 tarpons a nuestra derecha, debía hacer un backhand cast, cuando lo hago, que no fue muy bueno, cambian de dirección y pasan frente a mi bastante rápido, no me dan un nuevo tiro. El sol estaba bajo todavía, pero podíamos verlos porque estaban desplazándose en el filo del flat en unos 70/80 cm de agua. Decidimos hacer una nueva pasada por el lugar, todavía teníamos tiempo.

Al llegar al lugar del encuentro, vemos otra vez al grupo, suponemos que eran los mismos, esta vez van a pasar frente al skiff, el tiro debe anticiparlos, la mosca cae unos 3m adelante y algo pasada de su camino, empiezo a stripear lentamente, el leader pasa, el segundo también, nadando pegado al fondo y el tercero, visiblemente el más grande, solo debe abrir la boca para inhalar la mosca, clavo, siento tensión y sale a gran velocidad en dirección contraria a nosotros, hace una gran corrida que termina con un espectacular salto a más de 50m, solo tengo que aguantarlo, Bill enciende el motor y empezamos a seguirlo, cuando estoy en la línea trato de presionar, pero sigue ganando distancia, salta dos veces más, sigo ajustando el freno, pasa mucho tiempo y sabemos que el leader no resistirá demasiado si la mosca está dentro de la boca. Le digo a Bill que tome la máquina de fotos y saque algunas, íntimamente sé que esta batalla es muy difícil de ganar.






Sigue transcurriendo el tiempo, a veces puedo recuperar algo de línea y vuelve a ganarla, pero ya muestra algo de cansancio, ha mostrado el lomo y realmente es gigante, al principio dijimos que era un pez de entre 100 y 120 lbs, pero a esta altura estoy seguro que es más grande, Bill coincide. Miro el reloj, han pasado 30', decido apurar la pelea, presiono casi hasta el límite, ajustando cada vez más el freno y usando la palma de la mano para agregar presión, más de una vez tuve que soltar y la manivela me golpeó el dedo pulgar... lo acerco hasta al lado del skiff, Bill toma el leader pero debe soltarlo rápidamente, no tiene guantes, no estábamos preparados para ésto, logro arrimarlo otra vez, otro cabezazo deja a Bill con las manos vacías, seguimos viéndolo y cada vez parece más grande, la cola es enorme, le cuesta alejarse pero siempre lo logra, lo acerco por tercera vez, Bill toma fuertemente el leader intenta agarrar la boca y esta vez el cabezazo logra cortar el leader de 50lbs, muy cerca de sus labios, cuando lo revisamos estaba totalmente degradado por el roce.



Festejamos la captura, Bill dice que es su primer tarpon de la temporada, obvio, para mí también. Coincidíamos en que es muy difícil calcular su peso, nunca hemos pesado tarpons grandes, cualquier estimación sería muy aventurada, 140, 150, 160lbs, quién sabe, pero era uno de los grandes sin duda alguna...

Charlamos un rato, descansamos y nos preparamos para iniciar "nuestra" pesca. Empieza a polear hacia el oeste, y rápidamente tenemos contacto con un permit, pero apenas lo vemos se pone nervioso y empieza a nadar rápido, hacemos el tiro por obligación, sin chance alguna... en la siguiente hora encontramos otros dos en las mismas condiciones, nerviosos y alejándose, no es lo ideal pero es más de lo que esperábamos.

Acercándonos al mediodía, la marea está en un muy buen punto, y tenemos excelente visibilidad, pero sopla viento muy fuerte desde mi espalda, me cuesta mucho tener la línea ordenada y dentro del skiff.

Bill me dice que se acerca un permit a las 12, lo veo, me preparo, cuando está a mi alcance hago el tiro, quedo corto, espero para hacer el recast sin espantarlo pero ya es tarde, se aleja y no consigo el segundo tiro. Un rato después aparece otro a nuestra derecha, Bill me pregunta si quiero un tiro con el viento sobre mi hombro derecho o en contra de viento, no alcanzo a responder y ya me posiciona para tirar "into de wind", por suerte el tiro es corto, no más de 13/14m, la mosca cae en el lugar indicado, la muevo, uso todo mi repertorio, pero solo consigo que la siga a escasa distancia pero no la toma y se espanta al percibir el skiff. La siguiente oportunidad la arruino tirando atrás del pez. Ya sumábamos 6 peces vistos, un tiro bueno, la línea me seguía incomodando y mi confianza empezaba a disminuir...

Respiro profundo, trato de encontrar confianza y tranquilidad, cuando se acerca otra oportunidad, esta vez es un doble, nadando a velocidad media de derecha a izquierda, hago un tiro un poco más largo que el promedio, y siento que la línea que queda, que no es mucha, se levanta y está sobre mis pies empujada por el viento, intento sacarla y se me engancha entre los dedos del pie derecho, bajo la vista... y siento un grito "strip strip !!" mientras yo estaba preocupado por la línea, el tiro había sido bastante bueno y el permit elegido parecía haberla mirado, según me dice Bill, claramente molesto por lo que había pasado, él mirando el pez no sabía con lo que yo estaba lidiando...

La marea ya estaba en su punto máximo, empezaban a aparecer algunas nubes que nos quitaban visibilidad de a ratos, pero pasaban rápido empujadas por el fuerte viento, mirábamos hacia el este y se veía bastante nublado, no nos quedaba mucho tiempo.

Terminando el flat, Bill me indica un permit a las 12, a unos 35m, viene hacia nosotros, cambiando de dirección frecuentemente, nadando lento, comiendo, posiciona el skiff, me preparo para el tiro y vemos que empieza a alejarse, pero lento, a la misma velocidad, tengo que hacer un tiro pasado, con el riesgo de tocarlo con el leader, presento la mosca justo adelante, la dejo profundizar y que llegue al fondo, reacciona, doy un tirón muy corto, va hacia la mosca y vemos que se clava sobre ella, tirón largo, lento y siento tensión, aumento la presión... empieza a correr hacia mí, recupero rápido con la mano, a unos 7 u 8 m del skiff empieza a correr en dirección contraria, apoyo la caña en los abdominales ( ¡!!!??? ) y dejo correr la línea entre mis dedos, cuidando que corra limpia, cuando está por llegar al reel, el clásico tironcito que anticipa la línea floja, que se desenganchó... recojo angustiado... no puedo mentir, ese momento no lo disfruté jaja ¡! nos sentamos en las plataformas, nos miramos sin entender... fue poco tiempo, hasta procesarlo, ya sabemos que a veces ganan ellos... esta vez así fue. Ya era hora de volver, la marea empezaba a bajar y habíamos perdido visibilidad.



Cruzar el canal de Boca Grande de regreso fue muy movido, olas de 1 a 1,5m nos mojaban continuamente, en esos casos es mejor navegar de pie, los golpes del casco se sienten fuerte en la espalda, son 20', se hacen largos.

Cuando llego al muelle, me esperaba Gena, fuimos por las cañas, armé la T&T #8, línea intermedia y deceiver #2, recogiendo rápido logré varios Mackerel, Genaro también con un rapala al que le puse anzuelos simples. Ya nos íbamos y clavo otro, le digo que le saque una foto, esos instantes fueron críticos, al dejarlo en el agua tentó a una barracuda gigante, vemos como lo ataca por la cola y en tres bocados llega a la cabeza, cuando desapareció en su boca clavé fuerte, corrió a una velocidad increíble por debajo del muelle, saltó del otro lado, la caña estaba arqueada al límite, se apoyó en el muelle y se quebró ¡! Agarré la línea con la mano, empecé a recuperar y se soltó, cuando llega la mosca, el anzuelo estaba quebrado o cortado, no se... fue el cierre de un día de mucha acción.

Ultimo día, misma hora, mismo destino, algo menos de viento... hicimos una revisión rápida y no vimos tarpons, decidimos buscar permits en el edge, la marea estaba baja, vimos uno del lado profundo, pésimo backhand cast y adiós.

Entramos al mismo flat del día anterior, de este a oeste, es muy extenso, para nuestro asombro, un skiff entra de sur a norte, haciendo caso omiso a nuestra posición de privilegio, lo recorre pescando, pero bastante rápido y nos deja fuera de acción por mucho tiempo, por suerte la marea todavía distaba de estar en su punto óptimo. Una vez que pasa nuestra línea, sin dejar de maldecir usando palabras que conozco y otras muchas que no, Bill empieza a polear otra vez.

Vemos un single a nuestra derecha, el tiro es sobre mi hombro derecho, bastante bueno, el permit va hacia la mosca decididamente, parece que la toma y con el tirón para clavarlo no hago más que espantarlo.

Seguimos adelante y no vemos nada, es la zona que recorrió el otro skiff. Regresamos y volvemos a empezar, esta vez solos. Vemos un doble, vienen comiendo, pero se desplazan rápido, elijo al más cercano, hago el tiro y quedo un metro corto, se alejan, hago un recast, cae a un lado pero cerca, regresa va hacia la mosca y vuelve a espantarse. Las situaciones eran pocas, esporádicas, pero por lo menos reaccionaban con la mosca, éso nos mantenía enfocados en el juego, tratábamos de alentarnos, Bill me decía "vamos a capturar uno", yo le decía "dame un buen tiro y lo haremos".

Empezaba a nublarse otra vez, cada vez pasaban con más frecuencia nubes bajas y delgadas, creando algo de sombra o mucho brillo, cuando Bill me dice que a la 1 a unos 120 pies hay algo, luego me confirma que es un permit, yo me esfuerzo pero no logro verlo, se acerca y veo la silueta, es la situación ideal, nada lento, se detiene constantemente a revisar el fondo, respiro profundo otra vez, observo la línea, todo está en orden, cuando está en rango de tiro hago el cast, es bastante largo, quedo un poco corto, no percibe la mosca, recojo unos metros muy lento para no espantarlo, se acerca un par de metros y logro hacer un tiro muy bueno, de unos 15m, dejo profundizar el crab, vemos que lo mira, muestra la dorsal, espero con la mosca quieta en el fondo, y vemos que saca toda la cola del agua sobre la mosca, hago un tirón lento y siento tensión, termino la clavada y empieza a correr a gran velocidad, cuido la línea y llega rápido al reel, ahora la pelea es limpia, Bill grita festejando, debo confesar que nunca tengo temor en las peleas, esta vez se me cruzó un par de veces por la cabeza la posibilidad de perderlo, quizá por la experiencia del día anterior... varias corridas, luego de cada una de ellas agregar un poco de presión al freno, mantener la caña en sentido opuesto a la dirección de movimiento y llega el momento culminante, el de más riesgo, cuando el guía fija el pole como ancla y debemos cuidar que el pez no corra hacia ese lugar... cuando lo hace, camino rápido por la borda acompañando y tratando de hacerlo cambiar de dirección, lo logro y pongo más presión, en el primer intento Bill lo toma de la cola ¡!! Todo es alegría ¡! Nos felicitamos mutuamente ¡! Fotos y emocionante despedida en la devolución.


Permit #37. The Marquesas Key, Key West, USA. Febrero 2014



Coincidíamos con Bill acerca de la belleza del pique, haber visto un permit haciendo tailing con la cola fuera del agua sobre la mosca es algo poco común de experimentar.

Ya no hay tiempo para más, se terminó de nublar y son las 13:30hrs, tenemos 1 hora hasta el muelle, mi familia me espera para emprender el regreso.

He disfrutado muchísimo este viaje, fue de menor a mayor, con muchas emociones y sirvió para confirmar teorías y seguir aprendiendo.

Hasta pronto Key West ¡!!!

Por: Carlos Cortez.
Pro. Staff Flyfishingtherun.com
Textos: Carlos Cortez.
Fotografías : Carlos Cortez.
Todos los Derechos Reservados © 2014.-