Pescador


Inicio
Editorial
Reportajes y Artículos
Moscas
Entomología
Fotografía de Pesca
Enlaces
Contacto

En el momento justo, en el lugar indicado: ¡¡¡ PERMITS !!!
Recuerdo cuando estudiaba que había materias en las que podía reconocer rápidamente los temas relevantes y sabía que dominándolos podía aprobar el examen, había otras, que por el docente, el contenido o la institución, eran mucho más exigentes y debía empujar mis límites para su comprensión, en ésas daban por sabido lo importante y había que dar un paso más, yo decía que había que dominar la “letra chica de los textos”.
Sin importar el destino elegido, la pesca de permits significa dificultad, pero hay un lugar que todo lo magnifica, cada tiro preciso, cada tiro viciado, cada captura, toda emoción, y además parece que cada variable de la que depende esta pesca tiene una influencia mucho mayor, la marea, el clima, la luna y los propios peces parecen tomar continuas decisiones en contra del pescador.

Hubo veces que estando sentado en el banco, para rendir el examen de una de las materias exigentes, la hoja que me acercaba el profesor con los requerimientos de la cátedra se ajustaba exactamente a los temas que yo dominaba con mayor precisión, sobrevenía la calma, el conocimiento fluía y me llenaba de satisfacción.

Will me decía el domingo pasado, que hay 2 o 3 días en el año en que pareciera que alguien sube un interruptor y todas las variables se alinean para que la pesca de permits sea superlativa… y estábamos en uno de esos días ¡!!!
Vimos muchos peces, la mayoría singles, nadando felices en aguas bajas, comiendo… tuvimos unos 15 tiros, 3 o 4 “casi”, 6 clavadas y 5 capturas, el que perdimos dejó la mosca en una raíz de mangrove después de unos 10’ de pelea, 3 superaban holgadamente las 20 lbs. Vimos 2 monstruos que no pudimos tentar, uno ignoró dos muy buenos tiros y el otro cuando iba hacia la mosca toco el leader con el cuerpo y se espantó, dos veces en unos 5 minutos ¡!!!!

A las 15 hrs, devolviendo la última captura le dije a Will, terminamos, seguro? preguntó, Ya era suficiente, quería quedarme con esa última sensación de satisfacción y llevarla conmigo a tierra firme…

Me preguntaba en el Hotel, que pasaría si la pesca de permits fuera constantemente como ese día, seguramente no sería “fly fishing for permit” y su mística… perdería interés, pero no está mal que premie nuestro esfuerzo con un día así, de tanto en tanto…



Al otro día esa mano misteriosa bajó el interruptor, y todo volvió a la normalidad, yo le decía a Will que seguramente había una reunión de permits en las profundidades y el leader estaría arengando, qué hicimos ayer? Por favor ¡! Somos permits ¡! Actuemos como permits ¡!

Y lo hicieron…
Ese segundo día vimos pocos, tuve 3 tiros, 2 de ellos de igual o mejor presentación que los que pescaron el día anterior y sendos permits siguieron el crab sin tomarlo…

Después del mediodía fuimos a un flat cercano al puerto y encontramos, en el agua profunda del edge, varios doubles merodeando en superficie, como esperando el momento de subir al flat, les hice un par de tiros con el crab y lo ignoraron, haciendo un paralelo con la forma que los pesco en Mexico, puse un EP Spawning Shrimp #2 y al segundo tiro, cuando lo presenté muy cerca de la cabeza de uno de ellos y lo moví, lo tomó rápidamente, fue una gran pelea, tuve que ser agresivo y apurarla porque un tiburón Black Tip intentó acercarse un par de veces. Eran las 14:30 hrs, otra vez decidí irme al hotel conservando y prolongando el estado de éxtasis que genera cada captura.

El tercer y último día, Will decidió hacer algo totalmente diferente, según sus palabras, fuimos al este por varias millas, hasta Content Key, no vimos ningún permit por horas, a las 12:30 hrs me dice que nos vamos, cuando había recogido la mitad de la línea veo un movimiento, le digo permit?, y sí, era un permit, volví a sacar la línea como pude, hice el cast y quedé corto tirando el máximo, saqué unos metros más y presenté la mosca adelante del permit que se alejaba, la moví y la tomó, corrió y luego de varios minutos nos dejó la mosca en el fondo, con el anzuelo un poco abierto, suponemos que hizo palanca con algo, es raro, nunca me había pasado.

Tres días de pesca en Key West, 6 capturas de 8 clavadas, alcanzando mi permit #43, es mucho más de lo que podía esperar, otro viaje inolvidable.
Estoy empezando a sentir la agradable sensación de que formo parte de ese pesquero ¡!













Abrazos.

Por: Carlos Cortez.
Pro. Staff Flyfishingtherun.com
Textos: Carlos Cortez.
Fotografías : Carlos Cortez.
Todos los Derechos Reservados © 2014.-