Pescador


Inicio
Editorial
Reportajes y Artículos
Moscas
Entomología
Fotografía de Pesca
Enlaces
Contacto

Western Australia
Hace cinco años estuve viendo lugares para pescar Bonefish trofeo, fue en ese momento que salió a la luz Western Australia, era uno de los pocos lugares que no era el caribe o el Indico donde se les pescaba y siempre se veían ejemplares de buen tamaño, porque es otra especie de bonefish (albula argentea) un poco más alargado que el clásico “caribeño” (albula vulpes), pero bueno, ahí estaba la información y unos cuantos videos de acción de peces tomando grandes poppers terminaron por cerrar el circulo, haría el viaje de 26 horas en avión más los tiempos de conexión para realizarlo, esto implicaba quedar exactamente a 12 horas a contra reloj, es decir justo al otro lado del mundo, en relación a Chile.





¿Qué podría pescar en Western Australia? Bonefish, permit (anak y blochii), queenfish, giant trevally, pez vela, black marlín, stripped marlín, atunes, spanish mackarel, triggers fish, es decir era un viaje donde la “variada” de mar está a la orden del día. Personalmente tenía solo 2 cosas en mente; pescar un permit y un queenfish con popper, todo lo demás sería agregado y prometí respetar esa premisa.

Qué equipo llevar? Dado que es un viaje 100% agua salada se necesitaba equipo pesado, mis opciones #9, #10, #12, siendo la #10 la caña más usada. Leaders de 16 a 100 lbs, siendo el más ocupado el 30 lbs, el 100 lbs quedó para la pesca de “picudos”, 16 lbs para el permit. Largo leader de 9 a 12 pies (12 pies para el permit), moscas fueron cangrejos muy pesados con ojos dumble eyes y además sistema avalon, para la variada fue clousers, poppers, deceiver, todas estas últimas en 1/0 y 2/0, no más grande que eso. La única mosca grande fue para vela; Mega Marlin de Camsigler apodada “the chicken” (parecía pollo), armada con 130 lbs en oktopus 8/0 con sistema philipps rig, un arma de grueso calibre.

Llegué a las 7:14 AM de un lunes desde Perth a Learmonth lugar donde me esperaba el guía, hecho papa por no decir algo peor, había salido el día viernes de casa a las 18:00 hrs y todavía no ponía la cabeza en la almohada, además para mi ciclo circadiano aún eran las 7 PM. Llegué al lugar donde dormiría la semana y coordinamos para salir a las 11:00 AM (hora local), casi 3 horas después. Yo inocente supuse que podía dormir, pero el jet lag me tenía mal, fueron casi 2 horas de alucinaciones sin poder conciliar sueño profundo, por lo que opté por preparar el equipo. Finalmente a las 12:45 o 13:00 horas estábamos en la marina. Instrucciones de rigor del barco tipo check list y al agua.

Navegamos unos 30 min y llegamos al lugar predilecto del guía para permit, a los pocos minutos, sin temor a equivocarme unos 4 o 5, me marca 4 queenfish que se nos acercan, prácticamente igual a un laid up tarpon, pero estos eran Queenfish, preparo el tiro y hago lo de siempre (caña #10 tippet 30lbs), 2 pies enfrente y pufff corrida de pescados por todos lados, veía que la técnica era distinta y que había que dejar un par de metros adelante, hacer tiros de 20 mts para traer la mosca rápido y dar tiempo de que la tomara sin que lleguen al lado del bote. Segunda escuela, lo hago mejor pero me rechazan la mosca, cambio a deceiver y seguimos -como el motor es eléctrico no cuesta nada moverse en los flat-, hasta que en un momento vemos un single entrando al flat, espero las instrucciones cuando está a unos 50 mts y a los 35-37 mts el guía me dice lanza (es decir toda la línea), hago lo mejor que puedo, coloca la mosca en el lugar donde corresponde y veo la voracidad mentada de este pez; clavada, corrida de bonefish pero tamaño Xl y luego de un rato, jet lag queenfish en el bote y primer ticket al check list, precioso pez.

Paramos a almorzar en el mismo flat en el que estábamos, vemos la hora y según mi registro de mareas eran justamente la última hora y media de llenado, momento de moverse en busca de los permit. Comienzo a tratar de verlos, pero se mimetizan muy bien con el fondo, demasiado diría yo. Al llegar a un canal entre dos flat de arena, el guía me dice a las 11:00 30 mts vienen 2 permit, veo 1, hago el tiro y caigo a unos 2 mts a la derecha, es decir a las 12:00. Se continúan acercando, saco la mosca del fondo que pesa como piedra y hago el primer re cast a las 11:00 y esta vez caigo muy cerca, los peces siguen acercándose y la mosca cuando llega a su profundidad ya habían pasado, escucho recast and roll cast, traigo la línea con largos tirones, cuando la veo casi afuera empujo con la caña, roll cast y al agua, los peces venían a escasos 7 u 8 metros del bote, cae el cangrejo y antes de que llegue al fondo, uno de los permit lo hace desaparecer, veo esto en milésimas de segundo, clavo y corrida. Risas van y vienen, ya celebrando, el guía saca su enorme chinguillo, trata de ponérselo al pez, este arranca y cuando tenso para traerlo nuevamente, lo pierdo.

Nos quedamos ahí mismo, situación similar a los 10 minutos, vienen 3 permit, tiro al frente dejo hundir, esta vez vienen muy pegadas al fondo, solo veo siluetas, se espanta el primero, sigo moviendo la moscas en strip cortos y rápidos según instrucciones, veo que el tercero acelera y presiento que la va a tomar (por competencia), sigo recogiendo y el segundo hace un sprint y gana, clavo corrida y nada de redes esta vez, hasta que la tenemos al lado del bote, 16:15 hrs (4:00 am en Chile) había pescado un permit y perdido otro, día redondo y se liberaba una semana de tensión, sacamos un par de queenfish más, algunos muy buenos pasados el metro de largo y a descansar.







El día siguiente ya era completo, el guía se dirige directo a otro bajo de permit, estamos un par de horas y nada, la marea muy seca, por que llenaba de tarde, pero con menor amplitud, vamos tras los golliat blue bone. Nos pasamos la mañana en eso sin pique pero lanzándoles, sacamos pescados de colores que no ameritaban foto y a la tarde nos organizamos para los queenfish con poppers. Aprendo un poco mejor la técnica y tenemos muchos piques perdidos, cortadas de tippet, pescados al bote, día redondo, me doy cuenta que aquí cuando todo está perdido, no están los bonefish, pero si los queenfish, que mejor para Plan B.

La tercera jornada es cambio de sector, enfilamos hacia el ningaloo reef y me dice que no olvide llevar “el chicken”, buen entendedor pocas palabras, iremos tras los pez vela. Pescamos la mañana en Ningaloo sin éxito, almorzamos con calma y luego entrenamos el procedimiento de pesca de picudos; teaser para levantar y acercar el pez, liberación de motor (neutro) y hacer el cast, 3 ejercicios sin error y saltamos la barrera para entrar en aguas azules. Entramos a un mar con mucha ola alta, el bote subía y luego se perdía, cosa bastante poca amigable y una de las razones por la que no pesco en el mar de Chile. Bueno, así eran las condiciones y yo estaba dispuesto a intentarlo.

A los 20 min ya medio mareado escucho al guía que me grita “is coming, is coming”, veo en la tercera ola que viene un vela tras el teaser, el guía lo arrima al bote a solo unos metros, cinco con suerte, saca el teaser y al girarse sobre si mismo corta el motor, se paran las olas y hago el tiro, la mosca baja lentamente y desde abajo del bote en dirección hacia la mosca sale el vela hacia arriba, levanta solo la cabeza y toma la mosca, clavada y a correr, luego de varias corridas y arreglos con el equipo en la “pelea” y producto del eficiente trabajo del guía, técnico y motivacional, sacamos el vela a flote (peleó hacia abajo), lo logramos capturar, fotos y al agua. Estaba feliz, pero me sentía como el demonio, me había mareado, decisión a las 2 de la tarde, afuera del agua y a descansar con la tranquilidad de un trofeo de vida capturado.

La siguiente jornada fue en el lugar donde se filmó Predator, llegaba el día de los queenfish con poppers, a pesar de que ya los había pescado el 2do día, aquí estarían en abundancia. Estaba la opción de pescar permit Anak, que en los otros lados no se les ve. Para resumir, pescamos tanto queenfish con poppers, que decidimos hacer el Jr. Predator, un video casero, sin lugar a dudas una sesión muy entretenida.

Enfrentamos así la última salida del viaje, ya con el “plato servido” mi viaje estaba redondo, por lo que podía escoger. Como la experiencia con el vela fue entre tortuosa y entretenida por que culmino con mareo de mar, le dije al guía que fuéramos al Marlin. A las 9:30 am estábamos entrando a los picudos, a las 10:30 teníamos el primer vela de la jornada, a las 11:40 un black marlín y a antes de las 13:00 el tercer vela, un viaje de pesca de picudos con los siguientes resultados: 4 subidas, 4 clavadas y 4 pescados, 100% de efectividad, 75% de eso logrado en una mañana. Feliz por decir lo menos. A la tarde fuimos al permit, pero sin éxito, decidimos llamarlo un buen día y semana.

Para cerrar, solo decir que Australia es un país ordenado, amigable y al cual no tengo dudas tendré que volver en busca de otras especies de sus productivas aguas.




















Textos: C. Rodríguez O.(CRO )
Fly Fishing The Run - www.FlyfishingtheRun.com
Travel & Angling